Una mudanza a la segunda residencia de verano

0
149

La posibilidad de teletrabajo ofrecida en muchas empresas está permitiendo que sean muchas las familias que, una vez acabado el curso escolar, se planteen irse a la segunda residencia de verano o bien a la casa familiar en un entorno rural o de playa.

Este éxodo temporal necesita también de una organización para saber qué es de verdad imprescindible y hay que mover y qué se puede quedar de cara al nuevo curso a partir de septiembre. Eso sí, con el calor, hay que tener todo mucho más claro para evitar un sobreesfuerzo que no sirva de nada.

¿Cómo se afronta entonces una mudanza en verano?

  1. Organizar como si de una agenda se tratase los días de preparación, desplazamiento y colocación. Es necesario llevar todo claro y asumir el tiempo real que necesita cada cosa para no dormirse en los laureles pero no intentar correr más de la cuenta.
  2. Tener claro qué se necesita mover. No es necesario llevarse los muebles del salón si se trata de unos meses o sí, si finalmente la vivienda a la que se va está vacía y se va a alargar la estancia. Eso solo lo sabe uno mismo. De ahí que haya que definir, en primer lugar, lo voluminoso a mover. “Muchos aprovechan para cambiar las camas y llevar a la nueva residencia las que tienen en la vivienda habitual y así renovarlas a la vuelta. Lo importante, antes de cualquier mudanza, es saber qué tipo de camión se necesita y para eso es clave saber los muebles a mover y el volumen que ocupan” explican desde Abarca Mudanzas y Guardamuebles.
  3. Encontrar una empresa que sea capaz de ser ágil y cuidadosa, pero sobre todo, resolutiva. Es clave contar con profesionales capaces de dar respuesta a las necesidades reales del transporte y del cuidado y manejo de la mercancía.
  4. Conocer los plazos del desplazamiento. Hay ocasiones en las que la mudanza puede realizarse en el día y otras que necesitan más tiempo para organizarse. Es necesario conocer esa agenda para no llevarse sorpresas. Todo se trata de coordinarlo con la empresa.
  5. Hacer una lista de todo lo que se moviliza y organizar las cajas adicionales de forma que lo imprescindible quede a mano para evitar tener que desembalar todo a la vez.

Solo con estos tips se consigue mejorar la experiencia de mudanza muchísimo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí