«Nunca serás inocente» de Xavi Barroso publicado por Grijalbo

0
241

Varios fantasmas persiguen a Mateu: el asesinato de su madre, sus miedos y sus propios crímenes. Se dice que él mató a su mujer, que fue el líder de un violento grupo anarcosindicalista y que, a su vez, trabajó como pistolero a sueldo de la patronal. ¿Quién es de verdad Mateu Garriga?

Xavi Barroso regresa en esta obra a la Barcelona de las luchas sindicales de principios del s. XX, una época a la que ya nos trasladó en su celebrado debut «La avenida de las ilusiones».

Mateu Garriga, tras el asesinato de su madre, del que revive constantemente imágenes espantosas, es acogido, junto a su hermano Gabriel, por la familia de su tío Ernest. Ambos crecerán en una Barcelona feroz y de futuro incierto, y se forjarán su porvenir como obreros en una fábrica textil. Gabriel tonteará con el sindicalismo y los grupos violentos, y Mateu se verá envuelto en un conjunto de situaciones que lo llevará a cometer un crimen atroz. Él un hombre justo de principios férreos, terminará convirtiéndose en pistolero.

En los años de la lucha sindical, el pistolerismo y la represión policial, que supusieron un baño de sangre para la ciudad, los hermanos Garriga no podrán eludir la violencia en la que se ve sumida Barcelona, y la venganza será el único camino hacia la redención.

La historia se ubica en el sexenio más violento de la historia reciente de la ciudad condal, unos años donde las reyertas y las muertes formaban parte del día a día de Barcelona. Entre 1917 y 1923 se da el fenómeno conocido como pistolerismo, una guerra de clases que enfrentó a los burgueses, a sus matones y a los sindicatos blancos con los grupos más violentos del sindicalismo anarquista. Se calcula que murieron alrededor de 150 personas de media cada año, además de numerosos heridos.

Dicha guerra de clases se fragua en el plano ideológico. El capitalismo dominante no acepta disidentes y se ve amenazado por el socialismo, el comunismo y el anarquismo, que se traducen en movimientos sociales, partidos políticos y sindicatos. Ambos bloques usan las armas para defender su manera de defender el mundo, dos ciudades con posiciones irreconciliables que no se escuchan. Es una época de debates, de ideales e idealistas, y antesala de la Guerra Civil.

Barcelona es una de las capitales industriales  del sur de Europa que está en constante transformación. La máquina de vapor deja paso a la energía eléctrica y los telares más simples a nuevos artilugios capaces de tejer dibujos en varios formatos. Sin embargo, muchas fábricas siguen siendo monstruos humeantes que dan trabajo a miles de personas que se dejan la piel, las horas y la salud por un jornal más bien justo.

¿Qué lleva a un hombre a empuñar un arma y matar a sus semejantes? ¿Qué tipo de masculinidad se oculta tras la lucha armada del momento? La novela retrata a unos hombres atrapados en una sociedad machista, clasista, religiosa y alienante donde la debilidad y la emoción se acusan y se atacan; y la rabia, la agresividad y la vehemencia se aplauden. Hombres de ideales mal entendidos que no saben gestionar su frustración.

A principios del s. XX las mujeres dependían económicamente y legalmente de un hombre y no tenían derecho al voto. No tenían espacio en la esfera política o cultural, y las pocas que lograban hacerse un hueco, debían luchar constantemente contra un aparato represor. No obstante, algunas de ellas se volcaban en la lucha sindical vinculada a los derechos de las mujeres, como Teresa Claramunt, e incluso en los grupos de acción, como Libertad Ródenas. El rastro de estas heroínas está muy presente en esta segunda novela de Xavi Barroso.

La diferencia siempre ha sido una fuente generadora de odio, una realidad que todavía está vigente en nuestro país. La primigenia lucha LGTBI está presente en la novela a través de unos de sus personajes clave, gracias al que descubriremos la realidad, las alegrías y el sufrimiento de un travesti de la época a quien acompañaremos en su periplo por encontrar un lugar en el mundo, condenado al mundo de los artistas y los bajos fondos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí