El Plan de Recuperación consta de 212 medidas, de las cuales 110 son inversiones y 102 reformas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avanzó este lunes que el Plan de Recuperación y Resiliencia consta de 212 medidas de las que 110 corresponden a inversiones y 102 a reformas, fruto de “meses de mucho trabajo interno y de un diálogo intenso con los agentes sociales e interlocutores económicos y con las propias autoridades europeas”.

Un plan que, según expuso en la inauguración del simposio económico ‘Wake up, Spain’, organizado por ‘El Español’, servirá para “la recuperación económica en el corto plazo y la gran transformación, reconversión de nuestra economía, haciéndola más competitiva y, por ello, más próspera en el medio plazo.”

El jefe del Ejecutivo comentó que este documento se “analizará” mañana martes en la comisión interministerial creada para este tema, en una reunión, a las 11 horas, tras el Consejo de Ministro, según puntualizan a Servimedia fuentes gubernamentales, y será aprobado por el Gobierno en Consejo de Ministros el 20 o el 27 de abril para remitirlo a Bruselas antes de final de mes.

En el capítulo de inversiones, detalló Sánchez, el volumen de inversión pública movilizado en el periodo 2021-2023 será de casi 70.000 millones de euros, con el objetivo “muy claro” de tener un impacto “inmediato” sobre la recuperación económica ya en 2021, y el arrastre de la inversión privada en ámbitos estratégicos de futuro relacionados con la innovación más disruptiva. El fin, dijo, es “crear empresas, que sean más grandes, y más empleos”.

El presidente se mostró “optimista” con que el plan “será una historia de éxito para Europa y para España” y animó a aprovechar esta “oportunidad única e histórica” para realizar “reformas cruciales”.

Insistió en que la economía ya muestra señales esperanzadoras, como la mejora de los datos de empleo en marzo, y aseguró que España será uno de los países desarrollados que más crezca en 2021 y 2022, aunque todo pivotando en que “la recuperación económica se producirá al ritmo de la vacunación”, cuyo cálculo sigue siendo del 70% a final de agosto.

RESPUESTA

Una vez más presumió de la respuesta dada ante la pandemia con la movilización de medidas que superan el 20% del PIB, colocando a España “en línea con los grandes países de nuestro entorno”.

Y detalló los 140.000 millones en programas de avales públicos, los 40.800 millones en ayudas directas al pago de salarios y cotizaciones a trabajadores en ERTE y autónomos, los 26.000 millones de transferencias a las autonomías para sanidad, educación y atención de mayores, y 4.800 millones en moratorias fiscales. “Mantener el máximo nivel de actividad y proteger a los más vulnerables ha sido una prioridad en todo momento”.

Así las cosas, indicó que “la pandemia ha puesto a prueba nuestra arquitectura institucional” y “a todos los niveles” porque, en el plano europeo, ha intensificado las “labores de coordinación” con la “compra centralizada de vacunas”; mientras en el plano nacional lo ha hecho “con la puesta en marcha de lo que llamamos la cogobernanza, con el estado de alarma, que es un instrumento constitucional que ha servido para frenar la curva de contagios, y los acuerdos con los agentes sociales”.

En este sentido, Sánchez apeló a la “unidad” porque, se preguntó, “¿a dónde va un länder o una autonomía solas compitiendo con países de miles de millones de personas a la hora de acceder a una vacuna?” . “¡Mejor juntos, mejor unidos!”, se respondió en clara alusión a las contactos de algunos gobiernos regionales para hacerse con la vacuna rusa Sputnik.
CRECIMIENTO Y EMPLEO

El presidente indicó que éste no es un “proyecto del Gobierno” sino que “se trata de un proyecto de país, para y por España, que demanda la máxima implicación de los agentes económicos y agentes sociales, de las instituciones y administraciones, y de una colaboración público-privada que tiene que ser ágil y excelente”.

Expuso que el plan se vertebra desde el Ejecutivo en tres niveles de profundidad: Con los cuatro ejes de transformación horizontales: la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorial, y la igualdad de género: con las las diez políticas palanca, establecidas por su gran capacidad de arrastre sobre la actividad y el empleo ya en la primera fase del plan, al tiempo que determinan la evolución futura del país; y con los treinta componentes, asociados a las distintas políticas palanca, con los que se articulan los proyectos que desplegará el Plan.

En conjunto, el Plan de Recuperación, recordó, va a dedicar unos 9.300 millones de euros para la modernización y digitalización del sistema educativo, para la reforma de la Universidad, la reforma de las políticas activas de empleo, el impulso a la Formación Profesional o la acreditación de competencias profesionales.

Estas inversiones y reformas son “absolutamente claves para la mejora” de la productividad y, en consecuencia, de los salarios, para la “trasformación de nuestro modelo productivo y la reducción del alto paro juvenil”, aseveró Sánchez.

Así, el presidente también dijo que “la actualización de nuestra normativa laboral para lograr un mercado de trabajo dinámico, resistente e inclusivo, que aborde tanto los dilemas de la digitalización como los problemas estructurales que arrastramos desde hace décadas”

“El empleo es la prioridad de todos”, tanto de los empresarios, de las instituciones, como de los emprendedores, porque “el empleo es el resultado del crecimiento y genera a su vez más crecimiento”. “Y, por supuesto, del Gobierno porque el empleo es la garantía de prosperidad”.

Así, y como ya avanzó en octubre en la primera presentación de este plan en el Palacio de la Moncloa, Sánchez resumió que el efecto de estas “inversiones y mejoras” sobre el crecimiento económico se estima en torno a dos puntos porcentuales al año a partir de 2021, en la creación de más de 800.000 puestos de trabajo en su periodo de ejecución, y la mejora de la vertebración del país mediante la fijación de población en todo el territorio. Además, su impacto sobre el crecimiento potencial de la economía española se sitúa por encima del 2% del PIB a partir de 2030.

(SERVIMEDIA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí