jueves, octubre 29, 2020
No menu items!

Así escribe Louise Glück

"Amante de las flores" y "El vestido", dos de los poemas escritos por la autora de varios libros de poesía que este jueves fue galardonada por la Academia Sueca.

Debe leer

Pedro Sánchez recibe al opositor venezolano Leopoldo López

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se reunió este martes con el líder del partido opositor venezolano Voluntad...

El Gobierno dice que “no tiene sentido” que Sánchez sea controlado por el Congreso durante el estado de alarma

El Gobierno de España afirmó este martes que “no tiene sentido” que el presidente, Pedro Sánchez, sea controlado por...

Los médicos van a huelga en medio de la segunda ola de coronavirus

Los médicos españoles protagonizaban su primera huelga nacional en 25 años para protestar contra las malas condiciones laborales y...

“Amante de las flores” y “El vestido” son los títulos de dos de los poemas escritos por la estadounidense Louise Glück, Premio Pulitzer y autora de varios libros de poesía, quien resultó ganadora del Nobel de Literatura, según el fallo de la Academia Sueca anunciado este jueves en Estocolmo.

“Amante de las flores”

En nuestra familia, todos aman las flores.

Por eso las tumbas nos parecen tan extrañas:

sin flores, sólo herméticas fincas de hierba

con placas de granito en el centro:

las inscripciones suaves, la leve hondura de las letras

llena de mugre algunas veces…

Para limpiarlas, hay que usar el pañuelo.

Pero en mi hermana, la cosa es distinta:

una obsesión.

Los domingos se sienta en el porche de mi madre

a leer catálogos.

Cada otoño, siembra bulbos junto a los escalones de ladrillo.

Cada primavera, espera las flores.

Nadie discute por los gastos.

Se sobreentiende que es mi madre quien paga;

después de todo, es su jardín y cada flor es para mi padre.

Ambas ven la casa como su auténtica tumba.

No todo prospera en Long Island.

El verano es, a veces, muy caluroso,

y a veces, un aguacero echa por tierra las flores.

Así murieron las amapolas, en un día tan sólo,

eran tan frágiles…

“El vestido”

Se me secó el alma.

Como un alma arrojada al fuego,

pero no del todo,

no hasta la aniquilación. Sedienta,

siguió adelante. Crispada,

no por la soledad sino por la desconfianza,

el resultado de la violencia.

El espíritu, invitado a abandonar el cuerpo,

a quedar expuesto un momento,

temblando, como antes

de tu entrega a lo divino;

el espíritu fue seducido, debido a su soledad,

por la promesa de la gracia.

¿Cómo vas a volver a confiar

en el amor de otro ser?

Mi alma se marchitó y se encogió.

El cuerpo se convirtió en un vestido demasiado

grande

para ella.

Y cuando recuperé la esperanza,

era una esperanza completamente distinta.

- Publicidad -

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

Pedro Sánchez recibe al opositor venezolano Leopoldo López

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se reunió este martes con el líder del partido opositor venezolano Voluntad...

El Gobierno dice que “no tiene sentido” que Sánchez sea controlado por el Congreso durante el estado de alarma

El Gobierno de España afirmó este martes que “no tiene sentido” que el presidente, Pedro Sánchez, sea controlado por el Congreso de los Diputados...

Los médicos van a huelga en medio de la segunda ola de coronavirus

Los médicos españoles protagonizaban su primera huelga nacional en 25 años para protestar contra las malas condiciones laborales y el debilitamiento del sistema de...

Sanidad suma 18.418 nuevos contagios con una media de más cien muertos al día

El Ministerio de Sanidad ha registrado 18.418 nuevos contagios de coronavirus y más de dos mil hospitalizaciones desde ayer. En los últimos siete días...

Fidelidad y lealtad ante todo

Por: Carlos Martínez Márquez ‘’Quiero morir siendo esclavo de los principios, no de los hombres’’. Emiliano Zapata Un buen amigo va a depender de la consistencia...
- Publicidad -

Más artículos como este

- Publicidad -
Ir a la barra de herramientas