Asesinan a una burrita y dejan mal herida a otra en la provincia de Albacete

foto con panel de televisión detrás

Dos burras que han formado parte del paisaje de la comarca de La Manchuela y sobre todo de su población animal, han sido alcanzadas por las flechas de un arquero asesino en el mes de marzo.

Según ha podido constatar la ciudadanía de La Manchuela, desde hace meses se han encontrado a varios mamíferos y aves víctimas de las flechas. Blanca y Margarita, eran dos vecinas de cuatro patas que se encontraban pastando pacíficamente en el término municipal de Villatoya.

Blanca fue encontrada con un orificio de entrada y otro de salida en su cuerpo, no pudo sobrevivir, murió lentamente sufriendo dolores que ni nosotros, ni el arquero asesino jamás podremos calibrar. Margarita sobrevivió ya que la flecha le alcanzó en el hueso de la mandíbula, pero no volverá a contar con la compañera que durante quince años pastó a su lado.

El colectivo Canaleja 17 se hace cargo de los animales de esta especie en la zona, gracias a ellos su presencia ha sido garantizada hasta hoy día. La Asociación Contra el Maltrato Animal de Casas Ibáñez ha condenado en distintos medios los ataques.

La historia del ser humano hasta 2021 al menos, no será recordada precisamente por el respeto que nuestra especie ha proferido sobre las demás que habitan el planeta. El hombre, la mujer, ha cazado, criado para consumo, torturado para su diversión, sobreexplotado para su beneficio a todo tipo de animales.

portada a través de mis pequeños ojos

Dando por buena la Teoría de la Evolución de las Especies de Darwin, el género humano debería haber evolucionado ha mejor puesto que dispone de los medios filosóficos, culturales, materiales y tecnológicos para ello, pero la realidad es tozuda. Vamos a peor, si pudiéramos justificar en cualquier caso el uso de otras especies en nuestro provecho con el fin de prevenir hambrunas en el pasado, para garantizar un éxito relativamente decente de las cosechas con su trabajo o utilizarlos como ayudantes de caza, hoy día la tortura y el asesinato de otras especies solamente puede caber bajo el paraguas de los parámetros de nuestro cinismo y de nuestra crueldad.

Son los tiempos y las circunstancias materiales y culturales las que moldean a las generaciones de jóvenes pertenecientes a una etapa concreta de la historia, no al revés. Si existió una generación pesimista en el 98 fue por la pérdida de un poder y un estatus que no nos correspondía, si hubo una generación fresca como la del 27, fue porque sus miembros fueron sedimentando en su ideario y su estética el alma de las generaciones anteriores, pero dándole a esta un halo de frescura social e intelectual.

Si surgió una generación Beat, (cansados) sería porque estos estarían hasta los genitales del sistema político´social de los Estados Unidos quienes fundamentaban sus relaciones exteriores en guerras cruentas y su política interior en una cada vez más creciente brecha entre grupos étnicos, entre ricos y pobres etcétera.

Si hubo Hippies, fue porque los jóvenes anhelaban paz ante un mundo destruido por los conflictos bélicos, aunque estos finalmente terminasen mandando sus propias metas al carajo al no poder enfrentarse a quienes hacían la guerra prefiriendo flotar puestos hasta las cachas de LSD, cerrando la puerta de la contracultura, abriendo de par en par las puertas al posmodernismo que arrasaría con los tiempos de las ideas y de los grandes relatos políticos y filosóficos que otorgaban una base fundamental a cualquier grupo social con ansias de emancipación.

La estridente y ruidosa estética Punk era la respuesta a una sigilosa pero implacable violencia que los estados y las multinacionales proferían sobre la clase trabajadora cada vez más explotada, cada vez más desposeída de sus derechos materiales.
A veces han sido las vanguardias artísticas, intelectuales las que han contestado al devenir de los acontecimientos, en ocasiones han sido las masas populares.

¿Qué generación creará este mundo en crisis permanente, pospandémico y silenciosamente cruel?

Quizá una generación de individuos capaces de asesinar a una burrita indefensa que no inspira otra cosa que ternura.
Y cuando me refiero a las generaciones no lo hago ni mucho menos mencionando únicamente a los jóvenes, pues ellos son los primeros en contestar ante las injusticias, pero quizá nos encontremos ante el surgimiento futuro de una generación a la que no hemos sabido inculcarles valores sólidos, una generación que no ha tenido la oportunidad de aprender con la experiencia y el ejemplo de sus padres que a su vez formaron parte de otra generación vacua en ideas y en proyectos. Quizá buena parte de la generación que esté surgiendo conteste a la barbaridad del capitalismo sigiloso, pero salvaje, con la misma violencia que lo hicieron las masas que auparon a Hitler y a Mussolini al poder.

Alguien que dispara flechas con intención de matar a un ser inocente, sin que éste tenga a penas la más mínima oportunidad ya no de defenderse sino de huir, es un humano frustrado, alimentado por el odio, por el desprecio de sus semejantes, es un desheredado del sistema.

Terminemos con el abuso hacia otras especies atacando el problema desde la raíz, con la educación en valores sólidos de respeto desde la más tierna infancia. De no ser así la próxima generación podría ser denominada como “La Generación de la Muerte”.

Dijo Thomas Hobbes, “Homo Homini lupus”, “El hombre es un lobo para el hombre”

Emilio Ortiz es novelista, historiador, defensor de los DDHH y de los DDAA.

Sus obras más destacadas son:

“A través de mis Pequeños ojos” (novela)

“Todo Saldrá Bien” (novela)

“La Vida con un Perro es más Feliz” (divulgativo)

“Seis patas dos Amigos” (divulgativo)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí